fbpx
SANTIAGO +56 9 5347 2253 / +56 9 9236 3271 - CONCEPCIÓN +56 41-3341964 reserva@bioprevencion.cl

¿Qué es la Flora Intestinal?

La flora intestinal o microbiota es un conjunto de microorganismos que viven en perfecta simbiosis en nuestro intestino. Está compuesta por aproximadamente cien billones de bacterias beneficiosas, una cifra diez veces mayor que el número de células presentes en nuestro cuerpo. Estas bacterias pertenecen a entre quinientas y mil especies diferentes, y el 95% de ellas vive en el colón.

El conjunto total llega a alcanzar un peso de hasta dos kilos, similar al de nuestro hígado y, su importancia es vital, porque desarrolla funciones esenciales para nuestro organismo. De hecho, nuestra existencia sería muy complicada sin ella y posiblemente viviríamos menos tiempo y mucho peor.

Es importante saber que nuestro sistema digestivo tiene una superficie de 300 metros cuadrados, similar a una pista de tenis. Es el órgano más en contacto con el exterior y por lo tanto el más susceptible de ser atacado por agresiones externas. De hecho, la mayoría de nuestras defensas se encuentran en esta zona para protegernos. Una de las herramientas de defensa son los componentes de la flora intestinal.

Cual es la función en el organismo

La microbiota intestinal humana contiene 100 billones de microorganismos, incluyendo como mínimo 1.000 especies diferentes de bacterias que comprenden más de 3 millones de genes. Forma parte de la identidad de cada ser humano, ya que sólo una tercera parte es común a todas las personas, mientras que los otros dos tercios de la también llamada flora intestinal son exclusivos de cada persona. 

La microbiota intestinal es fundamental para el equilibrio de nuestro organismo: no sólo ayuda a digerir ciertos alimentos, sino también a combatir las agresiones de otros microorganismos. Desempeña un papel importante en el sistema inmune, actuando como una barrera protectora. 

Últimos descubrimientos

Los científicos investigan el vínculo entre la microbiota, el estado de ánimo y la memoria. En su opinión, las bacterias de nuestro organismo pueden cambiar nuestro comportamiento.

Los investigadores han descubierto un importante vínculo entre las bacterias intestinales y el cerebro. Según la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia -AAAS, por sus siglas en inglés- problemas como el insomnio y la pérdida de memoria pueden corregirse manipulando la microbiota, las bacterias que habitan dentro del cuerpo humano.

Hace relativamente poco que los científicos se han percatado de la importancia de la microbiota en la salud, probablemente el mayor avance del siglo para entender el funcionamiento del organismo.

Dado que gran parte de las bacterias se concentran en el intestino, los científicos estudian su papel en el proceso digestivo y el metabolismo y en problemas como la obesidad y en las enfermedades inflamatorias del intestino. Los últimos estudios presentados en la reunión anual de la AAAS en Austin, EEUU, muestran que la microbiota puede alterar nuestro estado de ánimo y nuestros patrones de comportamiento. “Hemos encontrado pruebas fehacientes de la conexión entre el cerebro y estas bacterias. Ahora intentamos descubrir los factores genéticos y bioquímicos responsables. Ya tenemos pruebas, pero faltan por publicar”, anunció Janet Jansson, directora de ciencias biológicas del laboratorio Pacific Northwest National Laboratory, ubicado en Washington. Hace tiempo, su laboratorio descubrió variaciones genéticas en ratones que fomentan el crecimiento de bacterias intestinales y que estarían relacionadas con la memoria.

¿Qué funciones tiene la Flora Intestinal?

Las bacterias de la flora intestinal desempeñan tareas esenciales en nuestro organismo. En concreto, de tres tipos:

  • Nutricional:favorece la síntesis de compuestos como las vitaminas, entre ellas la  K  y  las del grupo B, facilita la absorción de calcio y hierro en el colon, y favorece el  movimiento intestinal.
  • Protectora: la microbiota impide la implantación de bacterias patógenas externas que puedan provocar infecciones.
  • Inmunológica: este conjunto de bacterias activa y fortalece el sistema inmunológico, aumentando nuestras defensas frente a las infecciones bacterianas y víricas.

En resumen, la flora intestinal defiende al organismo frente a bacterias, virus o enfermedades, asegura el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo y colabora en la producción de vitaminas y la correcta absorción de minerales.

¿Qué altera la Flora Intestinal?

Existen muchos factores que pueden alterar la microbiota. Entre las principales causas, se encuentran:

  • Una alimentación inadecuada. Una dieta pobre en fibra y un exceso de carnes, grasas y azucares pueden afectar muy negativamente a la flora.
  • Malos hábitos de vida. Entre otros, el sedentarismo, el estrés, el alcohol y el tabaco. También el insomnio y las rutinas de sueño irregulares resultan perjudiciales, al igual que la exposición a la contaminación.
  • El envejecimiento. La edad constituye otro factor de riesgo. Fundamentalmente, a partir de los sesenta años desciende el número de bacterias beneficiosas. Esta es una de las razones del aumento de enfermedades, infecciones y síntomas digestivos -como el estreñimiento-, en este grupo de población.
  • Infecciones víricas o bacterianas y otras enfermedades digestivas. La colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, entre otras, son susceptibles de alterar la flora intestinal.
  • Tratamientos postoperatorios. Por ejemplo, radioterapia o cirugía.
  • Algunos medicamentos. El consumo de antibióticos puede provocar igualmente desequilibrios en la flora intestinal. Estos medicamentos son muy necesarios en casos de infección, porque se ocupan de eliminar las bacterias que la causan, pero su uso cambia el equilibrio normal de la flora al dañar las bacterias propias beneficiosas y fomenta que se asienten otros microorganismos patógenos responsables de las diarreas asociadas a antibióticos.
  • Viajes a otros lugares del mundo. Los desplazamientos largos provocan también con frecuencia alteraciones en la microbiota, y si además se viaja a lugares donde las condiciones higiénicas son malas o a zonas de climas tropicales, el riesgo de contraer la famosa diarrea del viajero es alta. Esta posibilidad aumenta sobre todo si se consumen alimentos crudos o poco cocinados, se bebe agua no embotellada, o no nos lavamos las manos antes de comer, entre otras cosas.

¿Qué ocurre cuándo se altera la Flora Intestinal?

Cuando aparecen esos desequilibrios en la flora intestinal, existe una mayor predisposición a infecciones, alergias y dermatitis atópicas. Además, se altera la movilidad digestiva, lo que  puede provocar estreñimiento, diarreas, malas digestiones, gases o distensión abdominal.

WhatsApp Whatszapéanos ahora