fbpx
SANTIAGO +56 9 5347 2253 / +56 9 9236 3271 - CONCEPCIÓN +56 41-3341964 reserva@bioprevencion.cl
¿Sabías que una de las mayores comunidades de seres vivos en el planeta habita en tu intestino?  A la misma se le denomina microbiota intestinal y la componen unos 100 billones de bacterias. Se trata de muchos microorganismos vivos que están allí en tu tubo digestivo y empezaron la “colonización” desde tu nacimiento, cuando se estableció el primer vínculo físico con tu madre y también las circunstancias del entorno inicial.
La mayoría de estos microbios vivirán de forma permanente en tu cuerpo y otros serán una suerte de “microorganismos en tránsito” porque estarán temporalmente. Estos últimos llegan por el consumo de alimentos y bebidas y de allí harán su siguiente parada en el sistema digestivo.

La microbiota intestinal funciona como un órgano más, trabajando en conjunto con el intestino para contribuir con el desarrollo del individuo. Las bacterias son sumamente importantes para la nutrición del cuerpo y el desarrollo corporal. Esto se ha demostrado científicamente a través de diferentes estudios que muestran cómo los animales criados en entornos estériles (sin bacterias) tienen un peso corporal y de sus órganos mucho menor que en aquellos animales que han sido criados en un ambiente normal.

Además, también se ha demostrado que los animales que se crían en ambientes libres de microbios tienen más dificultad para desarrollar células del sistema inmunitario, lo que significará problemas a la hora de crear esa barrera de defensas para el organismo.

¿Qué pasa cuando se pierde el equilibrio?

Un ligero desequilibrio de la microbiota puede generar enfermedades y varios trastornos. A este desequilibrio se le denomina disbiosis Intestinal y ocurre cuando existe un mal funcionamiento de la actividad metabólica de la microflora intestinal o en su distribución por todo el intestino.

Debido a este mal funcionamiento, es posible que ocurran problemas en el sistema entero-hepático, trayendo como consecuencia que las sustancias que son nocivas para el organismo puedan llegar a la sangre y se acumulen en el cuerpo.

A partir de ese momento la persona puede tener diversos trastornos y padecimientos, que van a variar en gravedad, todo dependerá del tipo de genética y de su estilo de vida. Generalmente, estos padecimientos se pueden ver reflejados en la piel, en las articulaciones o en la menstruación, por sólo mencionar unos pocos casos.

Algunas causas que pueden generar este desequilibrio

La disbiosis, o pérdida de equilibrio en la microbiota intestinal, es causada por la intolerancia a ciertos alimentos, como es el caso de los lácteos, exceso de azúcar, agua de grifo, estrés, uso de antibióticos y falta de nutrientes.

Los azucares y los carbohidratos refinados, por ejemplo, son “la principal golosina” de los microorganismos patógenos que empiezan a alojarse en el intestino débil y posteriormente van a causar un desequilibrio en la población bacteriana que generará ciertos padecimientos físicos.

Además, los antibióticos destruyen la flora intestinal bacteriana y producen la disbiosis intestinal. Lo mismo ocurre con el estrés continuo en nuestras vidas. El estrés ocasiona un exceso de cortisol que deprime al sistema inmunitario, aumenta los niveles de glucosa y destruye la flora intestinal.

La disbiosis bacteriana desencadena peligrosas enfermedades

Las consecuencias de una disbiosis, o pérdida de equilibrio de la microbiota intestinal, están ligadas a ciertas enfermedades autoinmunes y que se van desarrollando a través de los años. Dentro de estas enfermedades podemos destacar el SII (Síndrome de intestinal irritable), cáncer de colon, autismo, diabetes tipo 2, enfermedad de Crohn, entre otras.

¿Sabías que los los probióticos tienen el potencial para combatir y prevenir estas enfermedades?

Los probióticos son la denominación para esas bacterias beneficiosas y que colaboran con el sistema digestivo para que este pueda tener un buen funcionamiento. Los probióticos han demostrado su eficacia para combatir diversos tipos de diarrea, problemas con el colon irritable, tumores hepáticos y otras dolencias comunes.

Por ejemplo, los probióticos tienen la capacidad de aliviar las molestias de una diarrea aguda, debido a que producen sustancias antibacterianas y algunos ácidos grasos que mejoran el funcionamiento de la mucosa intestinal. También las infecciones urinarias se pueden prevenir consumiendo probióticos

Los probióticos cuentan con importantes nutrientes que permitirán que goces de un sistema inmunitario sano y favorecerán la producción de secreciones adecuadas para el sistema digestivo, tan necesarias para mantener sana la flora intestinal.

WhatsApp chat Whatszapéanos ahora